GIFTAREA.COM BLOG

Blog con ideas para regalos originales

Las siete peores cosas que nos ha hecho Internet Las siete peores cosas que nos ha hecho Internet
La irrupción de la era Internet y las redes sociales han cambiado nuestro modelo de vida. La red de redes nos ha traído infinidad... Las siete peores cosas que nos ha hecho Internet

La irrupción de la era Internet y las redes sociales han cambiado nuestro modelo de vida. La red de redes nos ha traído infinidad de cosas buenas como la conectividad mundial o la información masiva y al alcance de prácticamente todo el mundo.

Pero como no todo son maravillas en el jardín de Internet, el fenómeno social y la viralidad nos han traído cosas tan malas como estas:

1. Ha hecho que se cambie el “patata” por los “morritos” en las fotos:

El tradicional “decid Patata” de nuestra abuela o nuestra madre se ha acabado. Ahora la mayor preocupación al sacar fotos es cuadrar bien la imágen para que quepan todos dentro del encuadre del palo selfie, e incluso en los peores de los casos, que en vez del clásico grito de guerra para poner cara de felicidad en una foto, se escuche:

¡Venga, poned morritos!

354867

2. Ha dado rienda suelta a los spoilers:

Sin duda, los spoilers son de las peores cosas que nos ha hecho Internet. El acceso a la información instantánea y la facilidad con la que se comparte y con la que se nos bombardea con ella ha hecho que nadie esté a salvo de este fenómeno propiciado por la gran red.

La revelación de los finales de las películas, de la trama del nuevo capítulo de tu serie favorita e incluso el desenlace de tu trilogía de libros de cabecera, dependen ahora de la benevolencia de los que te rodean y de su discreción en las redes sociales.

¿A quién no se le ha fastidiado el final de la temporada de ‘House of cards’ o ‘Fargo’?

Por eso, y curándose en salud, es común ver durante los lunes a un montón de fans de ‘Juego de Tronos’ que huyen despavoridos de cualquier contacto con las redes sociales para evitar que los seguidores más rápidos les arruinen la diversión de la semana. Y es qué, ¿hay algo peor que qué te aventuren la próxima muerte?

shutterstock_351400508_opt

3. Nos ha dejado indefensos frente a los pseudo-youtubers:

Afirmar que los youtubers son de las peores cosas que nos ha traído la red, es un poco arriesgado. Por eso queremos hacer hincapié en que hay muchísimos de estos personajes cibernéticos que nos hacen pasar buenos ratos. Pero no por ello debemos olvidar que se han convertido en una especie de plaga que se reproduce rápidamente afectando a quién menos te lo esperas.

La plataforma de vídeos Youtube facilita el acceso a todo el mundo, por lo que sin filtros, todo aquel que considere que tiene algo interesante o divertido que aportar puede invadir, sin preguntarnos, nuestro tablón de Facebook o Twitter.

shutterstock_205725535

4. Ha puesto a nuestros amigos al alcance de nuestras familias:

Otra de las consecuencias de las redes sociales, y por tanto de Internet, es que nuestras familias tienen a un solo clic a nuestros amigos y con ello, acceso a toda su información, (y en muchos casos a la nuestra).

Para bien o para mal, ahora nuestra familia está al día de todo lo que pasa en nuestro círculo y además, tiene la opción de comentar qué es lo que le parece lo que hacemos. ¿Quién no tiene un tío o una tía que le da a me gusta a todo lo que se publica en su tablón?

shutterstock_222053959

5. Ha hundido la industria del manual:

Si alguien ha salido verdaderamente perjudicado por el intercambio de comunicación e información que aporta Internet, esos son los fabricantes de los distintos manuales y libros tutoriales.

Llegados a este punto, y desde hace unos años, nadie se lee los manuales de instrucciones. ¿Para qué? Si para acceder a cualquier tipo de información solo tienes que teclear lo que buscas en Youtube y esperar a que un ser muy amable te explique paso a paso todo lo que necesitas saber… ¡Y encima, animados!

shutterstock_368560061

6. Ha hecho que la comida deje de comerse para solo admirarse:

Cuando entras a tu time line, ya sea de Facebook, Instagram o Snapchat, la mayoría de las imágenes que encuentras son de comida, y es que Internet ha dado otra dimensión a los alimentos, que han pasado de comerse a ser objeto de admiración.

Porque qué no nos digan, si los que publican cada 5 minutos fotos de crepes, fondues o cupcakes, se las comieran de verdad,

¿no tendrían ese tipín, verdad?

El foodporn, o arte de fotografiar comida altamente calórica, existe y es una de las peores cosas de la red. ¿Para qué querríamos ver esa deliciosa comida que por el momento no vamos a probar?

shutterstock_301477994

7. Nos ha obligado a amar a los gatos:

Los gatos son los reyes de la red. Su gracia felina y su mala leche les han convertido en los indiscutibles protagonistas de los gifts, vídeos y las fotografías más virales. Internet ha hecho que los que odian los gatos y los que les temen, sean ahora considerados como seres extraños y ligeramente insensibles. ¿Cómo alguien puede no enternecerse con un gatito deshaciendo un ovillo? Esto ya no está permitido.

Jose Pérez

Community manager y fanático de lo raro, porque lo especial, también merece ser contado.