GIFTAREA.COM BLOG

Blog con ideas para regalos originales

Regalos para aprender Regalos para aprender
Para todos aquellos que no se hayan enterado aún… (hay que ver…) ¡Feliz Día Internacional de la Alfabetización! La Unesco celebra hoy el 50... Regalos para aprender

Para todos aquellos que no se hayan enterado aún… (hay que ver…) ¡Feliz Día Internacional de la Alfabetización! La Unesco celebra hoy el 50 aniversario de este día, en el que se celebra la lectura del pasado y la escritura del futuro, así que desde GiftArea os traemos los mejores autoregalos para aprender. ¿Para aprender el qué? ¡Lo que sea! ¡Nunca está de más!

Si eres de esos a los que les gusta leer, o no, y eres todo lo contrario, de los que solo aprende mientras juega (aka mientras hace el chorra), ¡Este es el post que necesitas!

Se puede aprender disfrutando (sí, va en serio)

El juego más mítico del mundo

Sí, el Trivial. ¿De cuál íbamos a hablar? Con este juego, aunque creas que no, aprendes. No solo sirve para frustrarte cuando tu colega el listo del grupo lo acierta todo, porque están las preguntas absurdas rollo trivial… ¡Que solo acertarás tú! Una persona con la mente random. Y créeme, hay versiones para aprender sobre lo que más te interese: Trivial de cine, Trivial de ciencias, Trivial de Disney, Trivial de Juego de Tronos (mi cumple es en marzo guiño guiño…)

Fuente: merlyns.biz

Fuente: merlyns.biz

La pesadilla de los idiomas

¿Cuántas veces te ha dicho ese amigo que vivió en Inglaterra que deberías aprender inglés? Básicamente las mismas que le has mandado a la mierda, ¿cierto? Bueno, pues hay maneras (sí, las hay, no me odies) divertidas de aprender inglés. Puedes empezar como en el cole, con Magic English y cantar con Pluto y sus amigos, o puedes comprarte algún libro molón, ilustrado y divertido, que no te den ganas de tirarlo por la ventana cada vez que lo abres. En La Casa del Libro encontrarás muchas opciones, a mí me gustan los cuatro de la foto, son muy cachondos, y algo se te queda (seguro. Espero).libros

Que no te duela el alma…ni el dedo

Vale, estudiar y aprender es cansado, y a veces sentimos que se nos cae el alma a los pies cuando vemos lo que tenemos por delante. Y no solo el alma, ¿Cuántas veces has luchado para mantener las páginas del libro abiertas mientras te bebías una cerveza… digo… un té? ¡Aquí llega la solución! Un cacharrito sin nombre pero que es muy molón y que te permitirá tomarte esa copa de vino nocturna mientras lees un poquito. Así se estudia de otra manera.

Fuente: estatodoinventado.blogspot.com

Fuente: estatodoinventado.blogspot

No te canses ni un poco

Optimiza recursos. ¿Para qué sujetar el libro si tienes un atril? Además, ahora los hay así como acolchaditos, que no es lo ideal a 40 grados infernales, pero en invierno se agradece poder leer mientras acaricias a tu gato (¿Se nota mucho que soy una friki?)

Fuente: papelenblanco.com

Aprender… de la experiencia

Dejemos de engañarnos. La mejor forma de aprender de la vida… es vivirla. Así que… ¿Por qué no te regalas un viaje y aprendes sobre otra ciudad? No tiene por qué ser un viajazo, una pequeña escapada de fin de semana es suficiente para desconectar y conocer algo nuevo.

ciudades-hist-ricas

Ambienta el espacio de aprendizaje

Qué rimbombante suena este título, si solo quería deciros que me encanta esta vela con olor a libro viejo. Es lo más.

Fuente: Frostbeard Studio

Juega a jugar

Y para terminar, otro juego. No, no es Jumanji, es ese juego que tienen todas nuestras abuelas en casa y que nunca usamos. El Scrabble. Te servirá para aprender y para desencadenar una guerra mundial entre tus amigos y tú por si la palabra que te has inventado existe, o no (que sabes que no).

Espero que, aunque no hayáis aprendido nada con este post, al menos os haya gustado alguno de los regalos. Yo ya estoy corriendo a internet a reservar un fin de semana en algún pueblo de por ahí, que quiero aprender a relajarme y beber cerveza en una hamaca.

¡Darle duro!

Lucia Rodriguez Experta en ocio, cultura... y ¡Regalos!

Soy feliz conmigo, juego a ser mejor, por eso escribo.