GIFTAREA.COM BLOG

Blog con ideas para regalos originales

Cómo disimular cuando un regalo no te gusta Cómo disimular cuando un regalo no te gusta
Recibir un regalo siempre genera tensión. Durante los momentos previos a saber de qué se trata el obsequio, decenas de ideas pasan por tu... Cómo disimular cuando un regalo no te gusta

Recibir un regalo siempre genera tensión. Durante los momentos previos a saber de qué se trata el obsequio, decenas de ideas pasan por tu cabeza. ¿Serán los zapatos que tanto deseas? ¿Será un billete de avión para que visites por fin El Congo? ¿Habrán pensando en lo que te gustan las películas de Paolo Sorrentino? Justo en ese instante te lo planteas prácticamente todo.

Hasta que lo descubres: en su búsqueda de regalos originales las elegidas han sido unas entradas para la exposición de ese gran artista que está de moda pero que a ti, el solo hecho de mencionarle te provoca urticaria. No hay vuelta atrás. Revelado el misterio llegó el dilema. ¿Y ahora qué haces?

Si tu decisión es disimular y seguir adelante con ti vida como si nada hubiera pasado, desde giftarea.com te indicamos unos cuantos trucos que pueden ayudarte a salir sin rasguños de tan fastidiosa situación:

1. No olvides sonreír:
Es importante que antes de descubrir de qué se trata ya estés sonriendo. Así, cuando se destape el misterio podrás mantener la misma expresión facial sin necesidad de forzarla.

Es importante que antes de descubrir de qué se trata ya estés sonriendo. Así, cuando se destape el misterio podrás mantener la misma expresión facial sin necesidad de forzarla. Aguanta la sonrisa sea lo que sea y sin quitarla de la cara agradece a quién te haya hecho el obsequio.

 Si el agradecimiento es por teléfono, tampoco olvides hablar manteniendo la sonrisa. La posición facial afecta al tono de voz y el interlocutor puede notar perfectamente tu estado de ánimo.

2. Aporta lo que sepas sobre el obsequio o haz alguna  pregunta:

Por muy irrelevante que te parezca la información que tienes sobre aquello que te han regalado, sácala a relucir. En estos casos puede ser mejor decir algo que apoye tu sonrisa que quedarte callado. Podría darse el caso de que nadie dijera nada y que se produjera un silencio tenso en el que se acabe notando que en realidad sonríes aunque realmente no te gusta nada.En el caso de las entradas para la exposición, podrías decir que ya habías escuchado que traían las obras a la ciudad o preguntar cómo es que se han enterado del evento y tú no.

3. Cambia rápido de tema:

La clave está en el equilibrio. Hablar un poco sobre el regalo está muy bien, pero recrearse en el tema te puede llevar a encrucijadas de las que sea difícil escapar.

Necesitas hilar los temas. Cuando la conversación avance a partir de tu pregunta, intenta enlazarla con otra cuestión diferente de manera natural.

En el caso de la exposición, puedes preguntar cómo se han enterado y esperar a la respuesta para después añadir una anécdota sobre algún caso similar en el que también fuiste la última persona en enterarse del evento del año.

4. Agradece el regalo al despedirte:

La reiteración es importante cuando la intención es que un mensaje cale. No importa hacia dónde se haya desviado la conversación, antes de despedirte vuelve a agradecer el detalle. No olvides que a parte de convencer a la otra persona, estarás siendo agradecido. Porque nos guste más o menos el obsequio, un regalo es una muestra de cariño, un símbolo de generosidad y una inversión de tiempo que nunca debemos olvidar agradecer.

La reiteración es importante cuando la intención es que un mensaje cale. No importa hacia dónde se haya desviado la conversación, antes de despedirte vuelve a agradecer el detalle.

Lucia Rodriguez Experta en ocio, cultura... y ¡Regalos!

Soy feliz conmigo, juego a ser mejor, por eso escribo.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.